Procesión del Verum Corpus

El Jueves Santo a las 12 de la noche dará comienzo la procesión del Verum Corpus, en la que acompañaremos a nuestra imagen titular hasta la Santa Iglesia Catedral Metropolitana. El recorrido será: Pasión, Plaza Mayor (por la acera de San Francisco), Ferrari, Plaza de Fuente Dorada, Cánovas del Castillo, Cascajares, hasta la Santa Iglesia Catedral Metropolitana, en cuyo interior se realizará una Estación ante el Santísimo Sacramento. Saliendo por la Puerta de Santa María, continuará por Plaza de la Universidad, Arzobispo Gandásegui, Plaza de Portugalete, Catedral, Regalado, Castelar y Plaza del Salvador, donde se realizará un acto de Adoración Eucarística. Continuando por San Felipe Neri, Teresa Gil, Regalado, Constitución, Héroes de Alcántara, Zúñiga y Plaza de Santa Ana, hasta la iglesia del Real Monasterio de San Joaquín y Santa Ana, donde se dará por finalizada la procesión.

Celebración del Triduo Pascual

Los días 13, 14 y 15 de abril  nos uniremos a la Comunidad de Religiosas del Monasterio de San Joaquín y Santa Ana, para la celebración de los Santos Oficios y la Vigilia Pascual, de acuerdo con el siguiente horario:

Jueves Santo: Misa de la Cena del Señor, 16,30 h

Viernes Santo: Celebración de la Pasión del Señor, 16,30 h

Sábado Santo: Vigilia Pascual, 22,30 h

Los cultos tendrán lugar en el Coro Bajo de la clausura del monasterio.

Novedades para la Semana Santa

Os presentamos las importantes novedades que nuestra Cofradía prepara para la próxima Semana Santa:

Procesión del Verum Corpus

A partir de este año, la procesión de la noche del Jueves Santo cambiará de nombre y ya no se dirigirá a la iglesia parroquial de San Pío X, sino que a las 12 de la noche dará comienzo la procesión del Verum Corpus, en la que acompañaremos a nuestra imagen titular hasta la Santa Iglesia Catedral Metropolitana, donde se realizará un acto de adoración eucarística. Finalizado el acto, saliendo por la puerta de Santa María, nos dirigiremos a la Plaza del Salvador donde tendrá lugar una ofrenda ante la Iglesia de las Esclavas del Sagrado Corazón, por ser el lugar en el que se desarrolla la adoración nocturna del Santísimo Sacramento. Este acto constituye, en cierto modo, una vuelta a nuestros orígenes, pues la Adoración Nocturna nos acompañó durante muchos años antes de que empezara a salir nuestra procesión del Jueves Santo. Posteriormente regresaremos hasta la iglesia del Real Monasterio de San Joaquín y Santa Ana, donde finalizará la procesión.

La nueva orientación de nuestra procesión del Jueves Santo hará visible el carácter sacramental de la Cofradía, a la vez que recuperará, potenciará y actualizará -mediante un acto de oración y reflexión sobre la teología que esta imagen contiene- la tradición devocional que hizo surgir la tipología escultórica de Cristo Yacente.

La pasada Pascua, el Vicario General de nuestra Diócesis invitó a las Cofradías de Semana Santa de Valladolid a reflexionar sobre el sentido religioso y litúrgico de nuestros actos y procesiones, con el fin de dotarlos de un profundo contenido cristiano, y que no se viesen convertidos en meros desfiles procesionales, vacíos de todo contenido espiritual. Por esta razón, la Junta de Gobierno, orientada por el Consiliario, llevó a efecto una profunda y sería reflexión del sentido litúrgico de nuestras procesiones titulares. Este proceso reflexivo concluyó en un proyecto de modificación de nuestra procesión más antigua, la “Procesión del Santo Entierro” en la madrugada del Jueves Santo, con el fin de que en ella se priorizase el culto propio de este día, como ocurría en su origen. Por ello el acto central de la procesión habría de conducir a la adoración eucarística en la santa noche del Jueves Santo.

Santo Entierro de Cristo

De acuerdo con lo señalado anteriormente, fruto del proceso reflexivo sobre el sentido litúrgico de nuestros actos al que nos invitó el Vicario General de la Diócesis, el “Traslado del Cristo Yacente”, que desde hace muchos años venimos llevando a efecto en la tarde-noche del Sábado Santo, pasa a denominarse “Santo Entierro de Cristo”.

En el Sábado Santo la Iglesia, tras conmemorar el día anterior la muerte de Cristo en la Cruz, espera el momento de la Resurrección. En este sentido, el Directorio de Piedad Popular y Liturgia indica que “durante el Sábado Santo la Iglesia permanece junto al sepulcro del Señor, meditando su Pasión y Muerte, su descenso a los infiernos y esperando en la oración y el ayuno su Resurrección». Este es un día de silencio, de experimentar el vacío, en el que la comunidad cristiana vela junto al sepulcro; es un día para contemplar y reflexionar, un día de dolor, de soledad y de esperanza.

El resto del acto, en cuanto a su recorrido y horario, permanece inalterado.

Apertura en Cuaresma y Triduo

En otro orden de cosas, con el objetivo de potenciar la devoción de la ciudad al Santísimo Cristo Yacente, todos los viernes de Cuaresma permanecerá abierta la iglesia del Real Monasterio de San Joaquín y Santa Ana. Esto implica que el Triduo a nuestra imagen titular se adelante a la primera semana de Cuaresma.